viernes, 21 de mayo de 2010

Lista deliciosamente incorrecta

El 16 de abril, el diario El País de Uruguay publicó un comentario sobre Catálogo de juguetes. "Por suerte esos temas insinuados en el marco de la evocación poética no reciben la embestida de la razón modernizadora, que enriquece a otro tipo de obra", dice.


Doce años después de publicarse en Italia, la edición argentina del libro presenta un diseño original. En la portada aparece un elogio de Ian McEwan y un texto al estilo de la contratapa habitual, en la cual ha quedado sola una foto de dos muñecos de trapo esquemáticos y asexuados, tipo cómic. No hay ninguno con esta forma entre los objetos rememorados, que vienen de los años 60, salvo algunas cosas de los abuelos y de los nietos.

La lista es deliciosamente incorrecta. Ésa es la gracia. La escritora exhibe sin aspavientos el entrevero de la vida luminosa, un poquito siniestra y un tanto temible, amenazadora, diría Mangarelli en el posfacio.

Después de que la hamaca y el barrilete le recuerdan las primeras tentativas de vuelo, las armas de mentira para los varones y de verdad para los adultos, mezclan el atractivo ruidoso del olor a azufre y pólvora con el culto ambiguo de la violencia y el peligro.

Las añoranzas no ocultan la vigilancia y los rezos de los mayores ni el respeto debido al decoro femenino y a la energía de los chicos pero dejan un lugarcito para las críticas, para los placeres secretos de "algunas partes del cuerpo" y para reivindicar a las primeras Barbies y al Lego, hoy día tan distintos.

La constante de esta ludoteca imaginaria es la descripción detallada en la que los cinco sentidos y la fantasía hacen andar los juguetes en su doble función, aquella a la que están destinados y la otra, "privada y colateral", inventada por cada niño. Dicho de otro modo, las que preparan para la vida adulta y para la travesura rebelde.

Algún lector echará de menos las predilecciones de su niñez o las reflexiones educativas sobre el papel social y cultural de los juegos en la creación de identidades. Por suerte esos temas insinuados en el marco de la evocación poética no reciben la embestida de la razón modernizadora, que enriquece a otro tipo de obra.

1 comentario:

  1. Excelente blog, nos gustaría que dieras de alta tu blog en nuestra guia de blogs http://www.mujerbelleza.es ; Un saludo

    ResponderEliminar

 
Clicky Web Analytics